Un día de estos, me di cuenta de que en todo momento existe cierta energía que está disponible para todos y cada uno de nosotros. Esta energía la podemos comparar con combustible, el cual necesitamos para movernos, pensar, hacer y crear.

Sin esta energía o combustible no podríamos ni siquiera hacer que nuestro cerebro libere químicos para así poder generar pensamientos, no podríamos tomar decisiones, y no podríamos respirar; en otras palabras, seríamos solo cuerpos inertes. 

Esta energía o combustible tiene como principal característica el hambre de creación, sin importar qué, siempre está creando. Puede crear pensamientos, movimientos, acciones, decisiones, arte y literatura; realmente cualquier cosa que esté bajo nuestro control. Aún cuando implementamos esta energía en creaciones que no aportan a nuestra expansión, igualmente estamos creando y estamos saciando el hambre energético de crear algo. 

Muchas veces, cuando estamos en nuestro hoyo negro, con baja auto-estima, baja confianza en nuestras habilidades, preocupaciones o latigándonos por no “estar saliendo adelante” pensamos que no estamos utilizando la energía universal, porque tendemos a pensar que esta energía solo crea cosas hermosas, y en el momento en que nosotros no estamos creando cosas hermosas, pues simplemente no la estamos utilizando. ¡Pero no!, ésta energía está con nosotros y a nuestra disposición en CADA momento de nuestras vidas, y depende de nosotros decidir cómo invertirla.  

En todo momento, tenemos el poder de decisión de conscientemente utilizar esta energía productivamente: creando un nuevo futuro, creando pensamientos positivos, creando amor en nuestro entorno, creando una mejor salud, creando mejores hábitos, etc. Contrariamente podemos inconscientemente desperdiciarla en la negatividad, chisme, juicio hacia nosotros mismos y hacia otros, creando poca calidad de hábitos y estancándonos en el alcance de nuestros sueños. 

Consecuentemente los invito a conscientizarse del uso que le dan a su energía en cada momento, pues así como el momento mismo, la energía no puede ser recuperada; claro que siempre habrá más, pero aquella que desperdiciaste invirtiéndola en pensamientos y acciones “no productivos” pudo haber sido la energía que necesitabas para crear ese sueño, y ese futuro que siempre haz anhelado. 

#danielafinkel #danielafinkelcoaching #lifecoaching #guatemala